El 2030 Water Resources Group (Grupo de Recursos Hídricos 2030) ha descrito lo que llaman “brecha en el agua”: la creciente diferencia entre el suministro de agua dulce y la demanda. Entre los miembros  figura la corporación financiera internacional (parte del Banco Mundial), McKinsey & Company y un consorcio de empresas que incluyen Coca Cola, Nestlé, New Holland Agriculture y SAB Miller.

Según el informe del grupo, “Trazando el futuro de nuestra agua: marcos económicos para informar en la toma de decisiones”, a no ser que ganemos eficacia, para el 2030 la demanda de agua dulce será un 40 por ciento mayor que el suministro de agua dulce sostenible, fiable y accesible tal y como se muestra en el diagrama que aparece a continuación.

2030-water-resources-group-spanish

Fuente: 2030 Water Resources Group

El informe presenta algunas acciones clave que puede llevar a cabo el gobierno y la industria para cerrar esa brecha. No es de sorprender que dado que el 70 por ciento del uso del agua mundial se emplea en la agricultura y en la producción de alimentos esto se señalara como parte fundamental del problema del agua en los cuatro países analizados (India, China, Brasil y Sudáfrica).

Una de las mayores oportunidades para cerrar la brecha del suministro-demanda de agua es aumentar la productividad del agua de riego. Esto conlleva aumentar la eficacia del uso del agua (produciendo el mismo resultado con menos agua) o aumentar la producción con la misma agua, más cosecha por gota.

Si las proyecciones son correctas, podemos esperar que las partes interesadas acudan cada vez más a la industria de riego para ver las innovaciones que pueden aumentar la productividad necesaria para cerrar la brecha.

Puede descargar el informe original en inglés aquí o el resumen ejecutivo en español aquí.