Se ha instalado el primer PikoMeter en el Distrito de Riego Este de la Cuenca del Columbia (ECBID, por sus siglas en inglés) ubicado en la zona Norte central del Estado de Washington, EE. UU.

El PikoMeter se instaló en un canal muy cercano a la ciudad de Othello. La gestión del suministro de agua de la descarga del canal a una granja lateral proporciona un flujo constante de agua al cliente agricultor, registrando lecturas exactas del contador volumétrico.

El PikoMeter es una compuerta de regulación automatizada de 450 mm de diámetro con medidor integrado. Incluye la tecnología Sonaray de Rubicon, que utiliza ondas sonoras ultrasónicas para medir la velocidad del caudal de agua a través del medidor. La compuerta de control integrada se modula para mantener el caudal preestablecido, aunque los niveles de agua del canal fluctúen. El suministro de agua preciso permite a los agricultores regar los cultivos con un nivel de precisión mayor, lo que reduce a su vez el desperdicio de agua y mejora la productividad.

El metro de ECBID se gestiona a nivel local utilizando un teclado y una pantalla LCD y puede actualizarse más adelante para gestionarse remotamente con SCADA si el distrito lo desea.

Darren McGregor, el Director General de Rubicon Water para Norteamérica ha manifestado que PikoMeter ha sido una «importante incorporación al catálogo de medición de Rubicon en EE. UU.».

«Nos entusiasma hacer de nuestra nueva compuerta de bajo coste una realidad en el mercado estadounidense. Con su combinación de medición y control precisos y sus técnicas de construcción más innovadoras para reducir costes, estoy seguro de que PikoMeter resolverá muchos de los desafíos actuales que presentan los sistemas de nuestros clientes», declaró McGregor.

El agua de ECBID procede en último término de la Presa Grand Coulee. En las 62 000 hectáreas de regadío del distrito se cultivan principalmente hortalizas y cereales. ECBID forma parte del Proyecto de la Cuenca del Columbia, que es el mayor proyecto del Departamento de Recuperación de Tierras de Estados Unidos. El proyecto trabaja para aumentar la superficie de regadío, reemplazar la infraestructura anticuada y reducir la dependencia del acuífero de Odessa, que se está agotando rápidamente, utilizando más agua superficial.