El 21 de mayo se instaló una compuerta FlumeGate de prueba en la toma del Canal Secundario III-1 de la Comunidad de Regantes del canal de Orellana en Don Benito, en el suroeste de España, como parte de un proyecto piloto para analizar nuevas tecnologías de modernización. La instalación era parte de la primera fase de un proyecto a largo plazo de modernización para la comunidad de regantes que empezó por primera vez en 2003 y que es dirigido por una sociedad estatal llamada SEIASA que tiene responsabilidad nacional para mejorar la eficacia en las comunidades de regantes en España.

España ha centrados casi todos sus esfuerzos de su modernización en convertir canales terciarios y cuaternarios en sistemas de tuberías presurizadas. Esto supone una gran inversión de capital y continuos costes operativos de electricidad para operar las bombas.

Por el contrario, la tecnología TCC de Rubicon mejora sencillamente los canales abiertos existentes para hacerlos tan eficientes en el transporte y distribución de agua como las tuberías pero con un coste de capital mucho menor y con insignificantes costes operativos dado que solo se emplea energía sostenible: solar y gravitatoria.

El proyecto piloto en la Comunidad de Regantes del canal de Orellana es para probar alternativas al método tradicional de tuberías presurizadas ya que el gran número de canales en la comunidad hace que este método tradicional sea excesivamente costoso. En su lugar, la comunidad quiere medir y controlar el caudal en doscientos canales terciarios con el fin de entender mejor dónde circula el agua, y alejarse potencialmente de una estructura tarifaria de agua basada puramente en la superficie.

Al igual que en todas las comunidades de regantes, hay una serie de puntos en la red de canales que son especialmente difíciles de controlar de forma manual. “La comunidad elegió de forma deliberada un canal cuyo control manual ha sido tradicionalmente problemático, pero nos encantan este tipo de retos”, afirmó Peter Brew, Director General de Europa de Rubicon.  

“La Comunidad de Regantes del canal de Orellana se adapta perfectamente a nuestra tecnología TCC —añadió Peter Brew—. La combinación de medición de caudal, control remoto  y control automático de caudal y energía solar en una sola unidad significa que es fácil de instalar, fiable y que los operadores pueden monitorear o fijar la tasa de caudal desde cualquier lugar con conexión a internet”.

“Automatizar canales abierto es lo que hacemos —afirmó Peter Brew—. A lo largo de diecisiete años hemos instalado más de 15.000 compuertas en diez países y estamos seguros de que también podemos ayudar a la Comunidad de Regantes del canal Orellana a gestionar mejor su agua”.