Rubicon Water está presente en la edición de mayo de la revista Irrigation Leader, artículo en el que hemos relatado acerca del impacto positivo de nuestra tecnología en la gestión del recurso hídrico a nivel mundial y, especialmente, en la agricultura de América Latina.

En la publicación, puede leer algunas de las opiniones de clientes de Chile, en las cuales se refieren al cambio sustancial que han experimentado en la medición y distribución del agua. También, las palabras del Gerente General de Rubicon Latinoamérica, Álvaro Luna Maureira.

 Vea aquí el artículo en español:

 

Rubicon Water expande su tecnología de gestión de recursos hídricos desde Chile a otros países de Latinoamérica

Con sede en Santiago, la empresa de origen australiano se ha consolidado como líder en el desarrollo de soluciones integradas para la medición precisa y el telecontrol en el riego, con notables resultados ya probados por decenas de clientes en diversos continentes.

 “El nivel de tecnificación que hemos alcanzado es formidable. La automatización en la gestión del recurso hídrico ya no es optativa, es un requisito, y gracias a nuestra alianza con Rubicon Water nos encontramos a la vanguardia en esta materia”. Las palabras son de Fernando Rueda, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble (zona centro sur de Chile), Organización de Usuarios del Agua que comenzó a implementar la tecnología de Rubicon en 2017 y que actualmente continúa incorporando las soluciones hídricas desarrolladas la empresa.

 Rubicon es una empresa especializada en la creación de tecnología para la gestión de los recursos hídricos, cuyas soluciones consisten en compuertas de regulación automáticas que cuentan con medidores de caudal integrados, software de operación y energía fotovoltaica, entre otros componentes que interactúan con una ingeniería de control remota avanzada.

 La compañía es de origen australiano y está presente en diversos países. Los principales clientes de la compañía son grandes distritos de riego y organizaciones que administran el recurso hídrico. Su entrada a Latinoamérica comenzó hace una década y su oficina principal se encuentra en Santiago de Chile, país desde el que ha comenzado a expandirse por Latinoamérica. También cuenta con sedes en Costa Rica y Argentina.

 La empresa tiene un staff de 40 personas, compuesto por ingenieros, especialistas en electrónica y telecomunicaciones, en sistemas de control y por técnicos de terreno que asesoran constantemente a los clientes.

 Álvaro Luna Maureira, Gerente General de Rubicon Water Latinoamérica, expresa que “la modernización de los canales de riego con la tecnología Rubicon permiten mayor eficiencia en la gestión del recurso hídrico, aumentando la productividad de una manera sostenible. Nuestra compañía diseña, fabrica e instala soluciones de acuerdo a las necesidades de cada cliente, utilizando componentes y tecnología creada especialmente para estos fines y probada en una gran cantidad de países. En Chile, las principales organizaciones de usarios de agua han confiado en nosotros, tal como ya lo han comenzado a hacer clientes en otros países del continente”.

 El desarrollo e implementación de la tecnología Rubicon ocurre en el contexto de la severa sequía por la que atraviesa el país y el efecto de ello en la Agricultura y la producción de alimentos. De acuerdo a diversos estudios, el 76% de la superficie de Chile está afectada por la sequía y más de 100 acuíferos se ven comprometidos por su baja recarga en relación a la demanda. En tanto, está dentro de los 30 países del planeta que presenta mayor riesgo hídrico al año 2025.

 Se hace necesario entonces cuidar al máximo la gestión del recurso hídrico. Rodrigo Romero Jara, Gerente de la Asociación de Canalistas Biobío Norte, añade que “Rubicon permite manejar canales, tanto por caudal o por volumen, abriendo y cerrando distintas estructuras de entrega desde el computador o el teléfono, y nos permite gestionar el agua y adecuarnos a estos tiempos. Para allá es la tendencia de la gestión, sobre todo en estos tiempos de escasez hídrica, en que el agua tiene que ser ocupada de manera óptima”.

 Adelantándose a esta problemática y con el propósito de incrementar la productividad de la agricultura a nivel mundial, Rubicon desarrolló en los años 90, en Australia, tecnología única en el mundo para la automatización de los sistemas de riego por gravedad, en el contexto de una alianza público – académica – privada.

 Las soluciones de gestión hídrica de la empresa se desarrollan con componentes que están a la vanguardia y fueron diseñados en conjunto con la Universidad de Melbourne. Su ingeniería es testeada en los laboratorios de hidráulica de la compañía.

 Soluciones Rubicon en Argentina y Costa Rica

 En los últimos meses, Rubicon se ha insertado con mayor fuerza en el mercado Latinoamericano. En julio, instaló 18 compuertas automatizadas por encargo de la empresa azucarera Ledesma, líder en ese rubro en el mercado de Argentina. La compañía trasandina elaboró un plan de 5 años para incrementar su productividad y ser más competitivos, y detectó que era fundamental ser más eficiente con el uso del agua en sus 40.000 hectáreas de caña de azúcar y 700 kms. de canales, por lo que puso en marcha el “proyecto Rubicon”, comenzando por una primera etapa en la finca más grande de la firma.

 Paralelamente, Rubicon ya diseñaba sus primeras instalaciones en Costa Rica, esta vez, en el contexto de un proyecto piloto para el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenimiento (Senara). La solución permite gestionar el recurso hídrico del Canal Trasvase en la zona del Río Cañas.

 Los primeros proyectos de Rubicon en Latinoamérica se ejecutaron en Chile hace más de una década, experimentando desde entonces una notoria expansión que ha llevado a las principales Organizaciones de Usuarios de Agua del país a confiar en las soluciones hídricas de la empresa. Varias de las Juntas de Vigilancia y Asociaciones de Canalistas de Chile, como Huasco, Elqui, Bellavista, Aconcagua, Rinconada, Choapa, Melozal, Ñuble y Bíobío Norte, entre otras, ya cuentan con compuertas automatizadas para la medición, telecontrol y entrega del agua a los regantes.

 El presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble añade que “gracias a las compuertas autogestionables, la eficiencia de la distribución del agua es óptima y en tiempo real, sumado a que hemos logrado minimizar el tiempo de reacción ante eventos no esperados”.